Feeds:
Entradas
Comentarios

Jo estava preparat per una altra cosa. Estava fent-me a la idea, des de fa ja uns quants anys, que el primer familiar proper que se’m moriria seria l’avi Gabriel. Un home genial, de més de noranta anys, amb una ment clara, lúcida i oberta, però amb un cos, que tot i que està lliure de moltes malalties, ja comença a respondre malament, pel pes dels anys. No sé per què ell, pobret, però amb ell ja m’havia fet a la idea.

L’avi Gabriel sempre em demana, juntament amb l’àvia Lolita, que em casi aviat amb la Sonia, que ho volen veure abans de morir. Cada vegada que ens veiem i xerrem una estona, s’entreguen amb tot el cor, assaborint cada moment i cada matís d’aquella estona que estan compartint amb el seu nét –no fos cas que sigui la darrera vegada que el tinguem tant aprop, deuen pensar.

Per tot això, jo m’havia fet ja a la idea que un dia perdré els meus avis Mir (per part de mare), que en un moment donat ja no hi seran, que els trobaré a faltar. Dels avis Mir, jo ja estava preparat per tot.

Però la vida m’ha sorprès, a mi i a tota la família Guillot, donant-li un càncer inesperat a l’avi Carlos. El pare del meu pare. Jove amb 78 anys, amb una salut, fins ara, de ferro i unes perspectives que, com a mínim, apuntaven a que no només veurien el dia del meu casament, sinó que també serien testimonis del naixement d’algun besnet. Ara resulta, se suposa, que l’avi Carlos només disposa d’uns mesos de vida i a nosaltres, la seva família, ens queden, se suposa, també uns mesos per gaudir, tot el que poguem d’ell, per passar les màximes estones amb ell i amb l’àvia i sobretot d’intentar recollir tot el que ell ens ha deixat sembrat en aquest món. Per aprendre tot el que poguem d’un home amb una vida espiritual molt rica, i que a través de l’amor i amb la gràcia de Déu ha fet una família fantàstica.

Quan l’avi va saber la notícia de la seva malaltia, la reacció va ser exemplar. Tot i el patiment i la por interiors, no va deixar que els que el rodejaven se sentissin malament. Ha transmès en tot moment un optimisme increible, i fins i tot, sentit de l’humor. Es nota que està preparat per la mort. Es pot veure, que sent a Déu a prop, molt a prop, dins seu. Ara que ja sent la seva crida, no deixa de repetir que se sent un afortunat, un premiat per la vida. Se sent afortunat per tenir Fe en Déu, que és el més important que hi ha. Qui l’ha creat i qui més l’estima. Se sent un afortunat de la família que té.

Avui (07/01/2012) l’he anat a veure a la clínica. Resava per poder passar una estona amb ell a soles, volia sentir-lo parlar de la vida, poder mantenir la que potser ha estat la primera i tant de bo no la darrera conversa seriosa i adulta que he mantingut amb ell en la meva vida. Tot el que m’ha dit en la foscor d’aquella habitació m’ha remogut el cor i m’ha donat una força i una esperança que no havia sentit mai. Tindré la sort de morir acompanyat. No saps la quantitat de gent que, pobra, mor desatesa, i si l’atenen mor sola. A l’Àfrica per exemple, fruit de l’egoisme de les persones, que només els interessen els diners, molta gent mor sense res. El més important no són els diners, de veritat, ha dit. Sóc conscient que en tot hi ha Déu. Que Ell ho disposa tot, que no podríem moure ni un cabell del nostre cos si no fos perquè Ell ho vol així. Ara tinc això a dins que em vol matar, però és que fins a la última cèl·lula dolenta que tinc a dins del cos, allà hi ha Déu.

El meu avi, tinc entès, va conèixer la Fe quan era més adult que nen. Es va convertir, i com sempre ha estat un home inquiet, amb ganes de saber i d’aprendre cada dia, no ha parat de llegir llibres, de parlar amb gent, de visitar mossens, per poder parlar i seguir aprenent. Ha viscut la Fe i l’amor de Déu des de dins, amb una passió i una senzillesa enormes. Ha sigut conscient, que el més important que pot viure a la vida no té res a veure amb els diners. Té a veure amb l’Amor. L’única cosa que els deixo als meus fills és la formació. Aquesta formació cristiana, que els ha donat una integritat moral que els ajudarà molt, m’ha explicat orgullós.

Tota la estona que he passat amb ell en aquella habitació l’hem dedicat a parlar de Déu. De com Ell ens ho dóna tot i ens estima sense exigir-nos després que aquest Amor sigui correspost. Déu crida als més inútils, no vol als millors. Sinó hagués anat al Sanedrí a buscar els Apòstols. En canvi va escollir dotze nois amb vicis, amb mal caràcter, però amb amor. I mira tot el que van aconseguir. Van arribar a donar la vida de moltes maneres diferents abans que negar tot el que havien vist.

Crec que t’estic fotent un sermó insuportable, però espero que t’hagi servit, m’ha dit, sense adonar-se’n que jo estava disfrutant potser com mai ho havia fet abans. Conscient de l’emotivitat del moment, i de la meva necessitat de sentir-lo, m’ha dedicat una estona llarga. S’acabava de despertar i no es trobava massa bé i ha fet un gran esforç en transmetre’m totes les idees possibles, les que a ell li han servit i que l’han acompanyat fins avui, perquè jo tingui l’oportunitat de viure com ell ha viscut i com ell ha estat tant feliç.

Ha estat una conversa senzillament genial. He viscut una experiència fantàstica. L’avi m’ha dedicat una bona estona i s’ha assegurat que la única idea amb la que havia de sortir de l’hospital era Estima a Déu, resa, i viu estimant a tothom.

Avui quan parlava l’avi també, crec que parlava Déu.

Marc Guillot

Anuncios

La Pesquisa

Cierra los ojos para vivir. También para matar. En esto es el más fuerte, pues aquél sólo cierra los ojos para dormir y ni siquiera su sueño le reporta consuelo alguno. No obstante, sabe perfectamente que, a partir de aquel día, su vida ya ha cambiado por completo pues no puede eludir aquello que le ha sucedido. Sin embargo, y solamente dependiendo de su decisión, ¿podrá realizar aquel cambio? No depende de nadie más que de él mismo. Él se ha ido, no cree que vuelva.
Cómo le cuesta levantar al amanecer su inquietado cuerpo guiado por sus pensamientos. Lo único, y no sabe ni el porqué, se levanta cada mañana intuyendo algún porvenir incierto y esperanzador.
Por costumbre, se viste, desayuna y empieza la melodía diaria. En el conservatorio y acariciando las cuerdas, cierra los ojos para vivir. -¡Qué bonito y maravilloso!- piensa. Esa armonía le produce vida, le suscita infinitos lugares y pensamientos únicos. Pero aquel día algo más se lo produce. Aún no está seguro y, en consecuencia, sigue sus melodías… un día, una semana, un mes, un año, otro… Y, sigue cosechando consuelos cada vez que cierra los ojos pero, desde aquel día, leía una nota disonante en su vida. A su vez, es más débil cada vez que los cierra. Pierde energía cuando, en sus pensamientos, intenta aniquilar, matar, destruir aquello que le hacía tan fuerte. Entonces, siempre piensa, se detiene, se toma un café. Busca un atajo. No lo encuentra. Creía pero, no sabe. Pues sufre. Es así, él sufre. Pobre.
Desde aquel día, al ver a su querida madre llorar tan desconsoladamente, reacciona lentamente como si de un desbloqueo se tratase.
A sus veintidós años, su mundo ya no es suyo. Se lo han arrebatado. Ahora su mundo es el mundo. Un esfuerzo doloroso le provoca el pausado cambio que sabe que algún día le hará capaz de entender.
Su hermano ya no vuelve. Siempre lo ha sabido. Siempre cierra los ojos para vivir. Siempre acaricia la guitarra para recordar. Pero, he aquí que, después de siete años de cerrar los ojos y vivir, ha comprendido que para morir ha de cerrar y para vivir ha de abrir. Ahora es capaz de vivir y no de haber vivido.
Más tarde, pero aún no, tal y como siempre ha intuido, volverá a vivir lo vivido. Quizá no en su mundo. Quizá no en el mundo.

Riky Arnó Vinardell, 22 años, Barcelona.

Comenzó su carrera futbolística en el modesto Hombeek KV, desde donde fichó por las categorías inferiores del RKV Malinas de su ciudad natal. Tras dos años en el equipo Defour fichó por el KRC Genk.

Su primer equipo, debutó siendo sustituto en la temporada 2004/05, pero su gran avance vino la próxima temporada, cuando a los 17 años de edad mostró a sí mismo un jugador capaz de desplegar sus habilidades en el interés de todo el equipo, la creación de la apertura con sus pases.

Hasta la fecha, el pretendido por el Barcelona, Defour está en un contrato de cinco años en el Standard de Lieja, pero el Barcelona está decidido a invertir en este mercado de invierno para atar al astro belga, por unos 25 millones de euros. A pesar de tener tan sólo 21 años, el hasta ahora, capitán del Standard espera tener protagonismo el Barça y aportar todo su buen fútbol al mejor equipo del mundo.

Durante la temporada 2007-08 Defour recibió el Zapato de Oro, que es la adjudicación oficial al jugador más valioso de la Liga Belga, del año 2007. De la misma manera que gano esta Trofeo, Defour ayudó al Standard de Lieja a ganar el título de la Liga Jupiler, por primera vez en 25 años. Hecho que se repitió el siguiente año.

Defour ya espera debutar con la camiseta azulgrana en el próximo partido de Copa del Rey ante el Sevilla.

Mentira.

El Puente

Yo era rígido y frío, yo estaba tendido sobre un precipicio; yo era un puente. En un extremo estaban las puntas de los pies; al otro, las manos, aferradas; en el cieno quebradizo clavé los dientes, afirmándome. Los faldones de mi chaqueta flameaban a mis costados. En la profundidad rumoreaba el helado arroyo de las truchas. Ningún turista se animaba hasta estas alturas intransitables, el puente no figuraba aún en ningún mapa. Así yo yacía y esperaba; debía esperar. Todo puente que se haya construido alguna vez, puede dejar de ser puente sin derrumbarse.

Fué una vez hacia el atardecer -no sé si el primero y el milésimo-, mis pensamientos siempre estaban confusos, giraban siempre en redondo; hacia ese atardecer de verano; cuando el arroyo murmuraba oscuramente, escuché el paso de un hombre. A mí, a mí. Estírate puente, ponte en estado, viga sin barandales, sostén al que te ha sido confiado. Nivela imperceptiblemente la inseguridad de su paso; si se tambalea, date a conocer y, como un dios de la montaña, ponlo en tierra firme.

Llegó y me golpeteó con la punta metálica de su bastón, luego alzó con ella los faldones de mi casaca y los acomodó sobre mi. La punta del bastón hurgó entre mis cabellos enmarañados y la mantuvo un largo rato ahí, mientras miraba probablemente con ojos salvajes a su alrededor. fué entonces -yo soñaba tras él sobre montañas y valles- que saltó, cayendo con ambos pies en mitad de mi cuerpo. Me estremecí en medio de un salvaje dolor, ignorante de lo que pasaba. ¿Quién era? ¿Un niño? ¿Un sueño? ¿Un salteador de caminos? ¿Un suicida? ¿Un tentador? ¿Un destructor? Me volvi para poder verlo. ¡El puente se da vuelta! No había terminado de volverme, cuando ya me precipitaba, me precipitaba y ya estaba desgarrado y ensartado en los puntiagudos guijarros que siempre me habían mirado tan apaciblemente desde el agua veloz.

Franz Kafka

Sí, es a tí. Te lo diré al oído, bajo y claro para que jamás olvides…

Una vez mi madre me contó que las personas que luchan por seguir un ideal son las que cuando mueren no les hace falta mirar hacia atrás, ellos saben bien que la estela que dejaron ayudó un poquito al mundo a sobrevivir.

Eres un luchador, un luchador cuerpo a cuerpo. Cada conversación, cada amigo, cada sonrisa son una deliciosa batalla, cada buen consejo un perfecto movimiento que te acerca más y más a ese punto de encuentro al que muchos llaman Dios. De nada sirve moverse junto con las olas. Los barcos las rompen y suelen llegar a buen puerto. Sabes muy bien lo que quieres, porque quieres mucho todo aquello que haces y cada detalle es para tí el paraíso.

Aunque las cosas jamás fueron tan fáciles como se escriben, no tengo miedo, porque sé que Tú estás ahí para cogerme del brazo si caigo, y me pellizcarás un poquito para que de un susto me levante y vuelva a caminar. Con un poco de paciencia te prometo que llegaré a tiempo, te lo prometo.

Marc Guillot Mir, Sant Cugat del Vallès.

La candela alumbra la sala. Me siento con las piernas encogidas con tal de poder pensar en paz. Así es mi vida en este preciso instante. No existe nada, solo yo y mi cabeza. Ella, caprichosa, me lanza hacia un vacío de pensamientos difusos. Me pierdo en universos paralelos de razones que no entiendo. ¡Organización! Debo pautar los pensamientos y desglosar las mil ideas que por mi mente se aglutinan.

Ella tiene una sonrisa peculiar. Cuando me mira pienso en varias cosas a la vez, y la otra, la caprichosa, me vuelve a empujar. Otra vez me pierdo en un vacío de sonrisas y humo. Otra vez vuelvo a perderme en un jardín que debo deshojar antes de volverme loco y dejar para mañana todo lo que no pienso hacer hoy.

Hoy es el gran día. Hoy me he parado y no he caído en la tentación de pensar en tantas cosas a la vez que me impiden, al final, pensar en nada. Reordeno mi cabeza a su lado. La sonrisa de su cara ya no me pone nervioso. Porque al final he aprendido a quererla con la cabeza despierta, sin ningún temor a caer en aquél precipicio de ideas difusas y suspiros de humo que no significan nada.

La verdad es que ahora son mejores amigas. La de la sonrisa, ¿te acuerdas? y esa tan caprichosa de la que te hablé.

Marc Guillot Mir. Sant Cugat

Antagonías

Todo tiene su cara y su dorso, anverso-reverso, interior-exterior, delante-detrás, positivo-negativo, masculino-femenino…etc. De esta forma, lo sepamos ver o no, cada pro tiene su contra y viceversa. Nada podría existir sin su opuesto respectivo.